Collage/Fotografía

María Hernández Laplaza, lo bello en el error

“Caminar a la deriva sin un rumbo determinado o trabajar en mi casa, sola en mi burbuja, son mis principales formas de acción”.

María Hernández Laplaza es una fotógrafa tudelana nacida en 1990. Siempre le ha gustado la fotografía y se recuerda haciendo fotos desde pequeña pero fue en el año 2008 cuando se dio cuenta de que hacer fotografías era para ella algo más que un hobby. Ha cursado estudios en Diseño Gráfico pero paralelamente y de forma autodidacta siguió formándose en fotografía. “Revisaba el trabajo de muchos autores, trasteaba con el photoshop y otros programas de edición…el ensayo y error ha sido mi principal escuela; hacer, jugar, experimentar”.
En el 2016 ganó la beca de estudios que el Centro de Fotografía de Bilbao (CFC) destina a cursar su Máster en Fotografía de Autor por lo que se a Bilbao, donde reside en la actualidad.
© María Hernández Laplaza - Composturas-Cíclope

© María Hernández Laplaza – Composturas – Cíclope

María define su proceso creativo como bastante solitario. El silencio, la intuición y la posterior reflexión son conceptos importantes en su forma de trabajar. “Necesito abstraerme, entrar en un estado casi meditativo que permita que mis emociones, sentimientos y pensamientos fluyan libres quedando reflejado lo máximo posible en mi trabajo”, nos explica. El paisaje y el entorno doméstico suelen ser sus principales sujetos. Le atrae mucho la naturaleza, los escenarios no preparados, las luces y sombras; fijarse en aquello que aparentemente puede pasar inadvertido, la cotidianidad, lo invisible.
© María Hernández Laplaza - Rizoma

© María Hernández Laplaza – Rizoma

Desde hace unos años trabaja con fotografía analógica utilizando cámaras compactas que le aporten mayor libertad a la hora de fotografiar. También se siente atraída por  la magia de tener que esperar para poder ver el resultado de cada disparo, prescindir de la inmediatez que aporta una cámara digital le ayuda a ser más reflexiva en la toma y a ver las fotografías con mayor perspectiva una vez revelados los rollos. Paralelamente, ha ido adentrándose en el mundo de la intervención fotográfica de forma manual, ya sea sobre fotografías impresas en papel o sobre el propio negativo. “Me gusta trabajar con las manos y poder manipular a mi antojo con cualquier cosa que tenga al rededor”, comenta Hernández Laplaza.
© María Hernández Laplaza - Jardín Salvaje

© María Hernández Laplaza – Jardín Salvaje

Desde hace un tiempo siente atracción por el error como principio estético, el azar y la imperfección huyendo así de la imagen bonita y técnicamente perfecta, ya que considera que estos “defectos” añaden un carácter de identidad única e irrepetible a cada fotografía. El vídeo es otro campo en el que también empieza poco a poco a trabajar.
© María Hernández Laplaza - Jardín Salvaje (2)

© María Hernández Laplaza – Jardín Salvaje (2)

En cuanto a la temática, la identidad, cómo se configura y qué elementos influyen en ella así como el modo en el que nosotros mismos la reflejamos a los demás o la percibimos predominan en su trabajo. La memoria, por su relación con la propia identidad también suele estar presente. “En general, me gusta trabajar con conceptos que no tienen una forma física concreta, me interesa trabajar sobre ellos e intentar darles una forma o apariencia estética”. Las emociones son también muy importantes en su obra: “cómo las sentimos, las entendemos, las sobrellevamos y representamos”.
© María Hernández Laplaza - Reminiscencias (1)

© María Hernández Laplaza – Reminiscencias (1)

Respecto a sus proyectos futuros, recientemente ha finalizado el Máster en el CFC y se encuentra todavía en fase de finalización del trabajo que realizó durante el curso. “Lo que venga después ya se verá, ya que los proyectos suelen surgirme de un modo más espontáneo que racional, como por una necesidad personal”, concluye.
© María Hernández Laplaza - Reminiscencias (2)

© María Hernández Laplaza – Reminiscencias (2)

+ info:
Anuncios