Exposiciones/Media partners

¡La Aduana de Rousseau lo ha vuelto a hacer!

La 2ª edición de La Aduana de Rousseau, volvió a conseguirlo. El sentido de lo efímero y lo directo de su propuesta asaltaron de nuevo Madrid. Es este modo de entender el arte y la exhibición del mismo, de acercarse al público con la naturalidad del que sale a tomarse una caña o comerse una ración de bravas. Así ocurrió literalmente en el Bar Ronda en la Ronda de Segovia 24, la pasada tarde noche del 18 de noviembre.

Con el objetivo cumplido de eliminar las barreras entre arte, artistas y amantes del arte, La Aduana buscaba consolidar esta construcción modesta en los medios pero ambiciosa en el concepto. Esta vez hay que sumarle el acercarse a un público que no estaba habituado a tener otro estímulo visual que no fuese la televisión o el póster de la selección.  Un cohabitar que se hace necesario para que el arte pierda ese sentido elitista que lo aleja intencionadamente de muchos ámbitos, y también para exponer la obra de los artistas ante otros receptores y otras formas de comprenderlo.   

A los trabajos de los ya presentes en la 1ª edición, Alexander Grahovsky, Gustavo Pérez Ruiz y annitaklimt, se les sumaron los de Spinelli y Daniel Pernas. El resultado fue otra gran fiesta, con la ilustración, el collage y la pintura como protagonistas, acompañados de muchísima gente, buena música y un deseo de que se sigan repitiendo eventos similares. Alejándose de los lugares sagrados (galerías, centros de arte, etc) apostando por la creatividad y la autogestión. 

 

 

Sígueles la pista en Facebook e Instagram

 

Anuncios