Artista plástica

María Belén Corso, equilibrio efímero

‘Estoy en la continua búsqueda de un lenguaje, decir con pétalos’.
María Belén Corso (1993, Buenos Aires). Estudió Licenciatura en Artes Visuales con orientación en Grabado y Arte Impreso en la Universidad Nacional de las Artes de Buenos Aires y ahora se encuentra realizando su tesis de grado. También realizó cursos de estampa japonesa, caligrafía, literatura y crítica de obra. Desde el año 2017 forma parte de la Revista Cultural Refugios integrada por escritores, cineastas, dramaturgos, fotógrafos y artistas visuales nacionales e internacionales.
© María Belén Corso - Jardín

© María Belén Corso – Jardín

 
‘Construyo mi obra a partir de la observación y recolección de elementos de la naturaleza. En la imagen busco la palabra y en la palabra busco la imagen. Trabajo con la arquitectura de la memoria y la puesta en valor de cada pilar y elemento aparentemente accesorio de una gran construcción. Tesoros del recuerdo que redundantemente me recuerdan los vestigios de vida de lo que aún no muere.’
La artista generalmente trabaja con instalaciones, indagando en diferentes formas de multiplicidad de la imagen, el collage, el bordado y la escultura a partir de la concepción de una obra efímera.
© María Belén Corso - Las-piedras

© María Belén Corso – Las piedras

 
Sexualidad y tiempo. Son los temas que suelen aparecer en sus obras. ‘Me propongo poner en valor ciertos elementos de la naturaleza y traer a la situación artística la característica propia de la conducta humana de cargar a los objetos de valor simbólico. Hay una cuestión cíclica que me inspira e interesa rescatar, Francisco Luis Bernárdez dijo alguna vez que lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado y la primera vez que lo leí me reconocí por completo.’
© María Belén Corso - Las piedras (2)

© María Belén Corso – Las piedras (2)

Su trabajo consiste en indagar en las diferentes formas de lograr el equilibrio entre lo que muere y lo que permanece. ‘Mi materia prima son elementos que voy recolectando, la planta los expulsa porque es su ciclo natural, necesita deshacerse de esa hoja amarillenta para ganar fuerza y seguir desarrollándose. Es ahí cuando me motiva esa lógica, quiero resignificar constantemente los pedacitos de vida alistándose para morir, yo los agarro y me los llevo al taller.’
© María Belén Corso - Ciclo erótico

© María Belén Corso – Ciclo erótico

 
Actualmente María Belén esta creando una serie de piezas cuya constante es la observación minuciosa, el detalle y la lectura que hace de la flora que observa, manipulando elementos orgánicos. También esta desarrollando un proyecto de instalación titulado “Paisaje de amor muerto” que será expuesto en el Centro de Producción y Difusión de las Artes de la UNA -Caffarena 72- durante el 2019.
© María Belén Corso - Nido deseo

© María Belén Corso – Nido deseo


Anuncios