Experimental/Fotografía

Nika López, crear desde lo orgánico

“Soy observadora de materiales primitivos y orgánicos. Utilizo tierra, espinas, semillas y piedras, así como poderes minúsculos de la naturaleza como sutileza, resistencia, espera, humedecer, suspender”

 

Mónica López Dolz (1994), más conocida como Nika López, es una artista multidisciplinar nacida en Valencia, lugar en el que reside actualmente.

Estudió Bellas Artes en la Universitat Politècnica de València de 2012 a 2016. Tras finalizar sus estudios, realizó multitud de proyectos en distintas residencias de España y en el extranjero, siendo artista invitada en: Beetime Artist Residency (Cádiz 2016), CACiS Centre d’Art i Sostenibilitat (Barcelona 2017), PACA_Proyectos Artísticos Casa Antonino (Asturias 2017), Saga Residency (Islandia 2018), Art Space Sonahmoo (Corea del Sur 2018), ARBAR Centre d’Art i Cultura (Gerona 2019,) entre otras instituciones privadas y públicas. También ha participado en festivales nacionales e internacionales como PAO (Performance Art Oslo 2017), AcciónMAD16_Encuentros Internacionales de Arte de Acción (Madrid 2016), Tactile Bodies Live performance Art Series (Chipre 2017), XII Encuentro Internacional SOStierra arte de acción CRISIS ( Argentina 2017).

Su trabajo forma parte de la Colección Obra Abierta 2017 de la Fundación Bancaria Caja de Extremadura, la Universitat de Barcelona y la revista de performance y videoarte La Bolsa; ha sido publicada en “EMERGENCY INDEX: AN ANNUAL DOCUMENT OF PERFORMANCE PRACTICE, VOL. 6” y ha publicado “Desde lo mínimo, Nika López “ un libro que resume su visión y trabajo en la Central terminal de Aboño gracias al texto razonado de Juan Llano Borbolla, publicado por PACAbooks en 2018.

© Nika López

© Nika López

© Nika López

© Nika López

 

Su proceso creativo está basado en la transparencia y en la honestidad.  Todos sus proyectos parten del cuerpo y se encaminan al diálogo con el material. “El cuerpo debe mantenerse poroso, dejar al material fluirse en él, percibiéndose como una extensión del propio cuerpo. Esta metodología ayuda a tomar consciencia tanto de una misma como del entorno”, nos explica.

En cuanto a las técnicas que emplea, le gusta hablar de interdisciplinariedad ya que su práctica depende en gran medida del contexto o lugar específico donde trabaja, haciendo hincapié en la relación de escucha y cuidado. “Suelo utilizar la fotografía y el video, la instalación y la escultura orgánica, así como el arte en vivo o arte de acción, donde mi cuerpo se encuentra con el material o espacio a través de la poética del gesto y del movimiento. En todas las disciplinas se entiende el proceso como parte indispensable del proyecto, alejándose de la idealización estética del objeto artístico y centrando la energía en el gran poder de aprendizaje que aporta la consciencia del material”.

Respecto a la temática de su obra, Nika nos cuenta que su trabajo investiga la relación entre los seres humanos y la naturaleza desde una perspectiva ecológica y feminista.Se inspira en gran medida en los materiales que encuentra en el entorno sintiendo una profunda relación íntima y personal con los elementos vegetales. Su pasión por la naturaleza le ha conducido a llevar una filosofía ecocentrista, evitando tanto el uso de derivados tóxicos como de animales en sus proyectos.

La Sensibilidad, aportando el valor de la Conciencia, el poder de la Energía y la magnitud del Material, son los temas fundamentales en su trabajo.

© Nika López

© Nika López

© Nika López

© Nika López

 

En la actualidad se encuentra estoy trabajando en una nueva instalación que invadirá el hall de la Feria Internacional del Vino en Barcelona. Se trata de una escultura orgánica realizada con racimos de Yezgo, cuyo fruto se asemeja a la uva negra. La pieza irá suspendida recordando en sus volúmenes la descripción topográfica del terreno y se proyectará al plano bidimensional gracias a una luz cenital consiguiendo un dibujo enraizado.

“Este es uno de los encargos más importantes que he tenido hasta el momento. Hasta ahora he estado trabajando mucho en el ámbito de la performance y me apetece volver a centrarme en la materialidad desde el campo escultórico. Volver a recoger los materiales que brinda la naturaleza con el fin de jugar con ellos hasta adoptar unas formas que me resulten interesantes. Utilizo el ensamblaje como modo de patrón, a partir de la mínima repetición se crea un bucle que reproduce la pieza, siempre pensando en utilizar los mínimos elementos posibles y teniendo en cuenta las posibilidades de los mismos. Por ejemplo, en la escultura de racimos, éstos fueron unidos con finos alambres de cobre reutilizado cables antiguos, lo que fortalece la estructura pero a la vez le aporta ligereza sin el uso de pegamentos o siliconas tóxicas”.

© Nika López

© Nika López

© Nika López

© Nika López

 

 


+ info:

Web / Instagram

 

Anuncios