‘La desmemoria’ de Lola Marín

Lola Marín (Murcia) es artista visual e investigadora en artes. Actualmente vive y trabaja entre Murcia y Madrid. Licenciada Bellas Artes, especializándose en escultura (entre Altea, Granada y Pontevedra, gracias a la obtención de dos becas). Obtiene el Certificado de Aptitud Pedagógica y la Suficiencia investigadora en la Universidad Complutense de Madrid. Finalmente en esta misma universidad obtiene el doctorado (Sobresaliente Cum Laude por unanimidad) en Educación artística y Arte contemporáneo, tesis inscrita en el programa Aplicaciones del arte para la inclusión social: arte, terapia y educación en la diversidad. Completa su formación con talleres y seminarios sobre creación y arte contemporáneo con artistas e historiadores.

Ha realizado exposiciones individuales en Barcelona, Murcia y Madrid y colectivas en diferentes ciudades españoles. Su trabajo fue seleccionado en certámenes de arte como Gente con talento Cortefiel, Madrid (2013), Incubarte VI Festival internacional, Valencia (2013). Crea Joven Artes Plásticas, Murcia (2010). Espacio menos1, Madrid (2009). VII Concurso Pedro Gilabert, Almería (2008). MolaJoven 08 (2008). VIII Premio de escultura Cámara de Comercio, Murcia (2007). Murcia Joven (2007). Festival de Arte Emergente, Murcia (2006) y en Novos Valores, Pontevedra (2005).

Como ilustradora su trabajo fue publicado en: 365 ilustradas. Mujeres, trans y travestis. Editorial Sudestada, Argentina (2018). Luces de Bohemia de Ramón de Valle-Inclán y Romancero gitano de Federico García Lorca. Ambos editados por Mil coeditores/Blur Ediciones, S.L., Madrid (2017 y 2018). Y en Obituario. Editado por Fundación Málaga (2015). En revistas como: Principia (2018), Obituario Magazine (2014-2017), 100grados fanzine (2016-2017), entre otras. Y sus investigaciones teóricas puede leerse en Arte, individuo y sociedad. Vol. 29, Nº 3, 2017. Ediciones Complutense, Madrid. Y Arteterapia. Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social. Vol.5, 2010. UCM.
Publicó su primer libro titulado: Mis poetas tristes. Más allá de la muerte literaria. Murcia: La Marca Negra. Donde explora la vida de poetas, mujeres, que pusieron fin a su existencia voluntariamente.
Ha colaborado con la Asociación Danzass, Danza y teatro para personas con diversidad funcional, en Madrid, desde 2009 hasta 2011. Y con el colectivo artístico multidisciplinar La Cabeza Intermitente de 2008 a 2009.

Hoy vuelve a godArt Lab para presentar su proyecto La desmemoria, pequeños objetos cotidianos convertidos en poesía visual.

En palabras de la propia artista: “Examinar la memoria supone irremediablemente un encuentro con los recuerdos, los mismos que se descubren tras estas fotografías despojadas de su anterior vida aunque, tal vez, sólo en apariencia. La acción de recuperar aquello que está enfermo – objetos condenados al olvido y a la desaparición – convive con un intento de valoración que me permitirá dotarlos del prestigio perdido, reubicándolos, devolviéndoles un nuevo lugar. Este hecho de recuperar-valorar me lleva a la memoria personal que todos poseemos y que constituye lo que somos, actuando como hilo conductor, como eje central de la creación. Tras ella encontramos las vivencias, las pasiones de un pasado fraccionado en horas, minutos y segundos, fechas y palabras, promesas y sueños, a veces relegadas a un rincón oscuro y alejado, haciéndonos creer que han desaparecido…pero que un día cualquiera reaparecerán transformadas, mezclando realidad y ficción, binomio con el que juega el tiempo.
Con esta premisa surgía “La desmemoria”, pequeños y sencillos poemas visuales que partían de fotografías encontradas, recortadas, recosidas… En cada obra, en cada fotografía, los personajes que las habitan han perdido su memoria, han cedido a mi juego de nuevos significantes, pequeño archivo de recuento de memorias inventadas y, ahora, hablan de tiempo detenido, de pasado hecho presente y sobre todo de soledad.
“La desmemoria” ha ido creciendo, cambiando, abandonando los fondos circulares del principio para enriquecerse con la utilización de pequeños objetos como cajas, botellitas y nidos mas allá de las fotografías. Convirtiéndose en objetos escultóricos, pequeños mensajes cifrados (esculturas) que hablan, además, de experiencia, intimidad, pérdida, indefensión, aislamiento, debatiéndose entre la realidad que mostramos y la que somos, entre lo oculto y lo visible. Retomo y unifico todos estos temas con una carga autobiográfica aunque siempre de manera velada, al final lo que me interesa es que el espectador sienta y encuentre su propia verdad en la obra.
Mis proyectos persiguen buscar/encontrar/recuperar el sentido de la vida. Y transitan por la memoria, el trauma y la reparación”.

© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria
© Lola Marín - La desmemoria
© Lola Marín – La desmemoria

 


+ info:

Web / Instagram